14 de octubre de 2007

Volveré a equivocarme, lo se. Está en la naturaleza humana y, hasta que se demuestre lo contrario, yo pertenezco a ella. Pero no es tan malo equivocarse, ni siquiera es tan malo repetir los errores. Lo terrible es creer que no hay más posibilidad que el error o su ausencia. (Qué modo de limitarse)



No sólo sabe a mierda la caja de bombones.

Sonríe.

Seguiremos en pie.

No hay comentarios: