9 de octubre de 2007

Quizá el problema es el deseo. El deseo que mata, que consume, que deshace. Siempre el deseo, siempre. La fiebre.

Y después el salto mortal.

No te salves.

Salta.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Salta, pero no te mates.