22 de octubre de 2007

Prefiero las malas noticias, aunque sean dolorosas, a una incertidumbre angustiosa. Sobrellevo mejor el dolor fundamentado que las miles de paranoias que puede desarrollar mi imaginación, tan terrible como fantástica.

Cada uno toma decisiones, luego hay que vivir con las consecuencias. Todo tiene un precio. Todos tenemos un precio, aunque no todos nos vendamos.

Yo no quiero sufrir más, no, que va. Estoy cansada. Asumo que el dolor es parte de la vida, que es inevitable y que huir sólo trae más dolor porque nunca acabas deliberarte. No, el dolor hay que vivirlo y superarlo. Pero no estoy dispuesta a buscarme sufrimientos gratuitos, no, no tengo fuerza, no tengo por qué tenerla, no quiero tenerla. No merece la pena. Aunque me duela incluso pensar esto. Pero ya tengo bastante experiencia en sufrimientos"buscados" y, aunque siga tropezando con ciertas piedras, cada vez me levanto más rápido y curo mejor las heridas, aunque se hagan más profundas y abran cicatrices, aunque cada vez que se recomponen los pedazos nunca vuelva a ser la misma.

Pero seguiremos en pie.

No pienso vivir de rodillas.
(Aunque tampoco voy a morir en pie, no, no ahora)

3 comentarios:

Llamame X dijo...

Siempre es mejor la certeza de lo real, que la duda de lo posible, por más dolorosa que sea la realidad siempre es preferible a vivir algo que no existe más que en tu cabeza.

Desgraciadamente, por mucho que quieras evitarlo, vas a sufrir. La vida es así, y el dolor y la decepción es algo inevitable que llega muchas más veces de las deseadas, lo importante es saber reponerse lo antes posible a esos golpes que te dará de la manera más eficaz posible, y eso, desgraciadamente, se consigue a base de experiencia y de dolor.

Y es normal que una vez que rencompongas tu pedazos no vuelvas a ser la misma....se llama evolucionar (o involucionar...pero en tu caso creo que será lo primero, por que vas aprendiendo de las experiencias vividas) y es totalmente normal y positivo.

Un beso y la vida será muy dura, pero tu lo eres más

JM dijo...

"...por más dolorosa que sea la realidad siempre es preferible a vivir algo que no existe más que en tu cabeza."

¡¡Discrepo!!

Sin Identidad dijo...

Pues yo de eso, justo de eso, no discrepo. Totalmente de acuerdo.

Y soy dura, pero no de piedra. Ni quiero serlo.

Sean felices, X, JM.
Gracias por sus aportaciones, caballeros.