3 de octubre de 2007

Oh my God, my inexistente God! Perdona mis blasfemias llenas de ácido que sólo corrempen mi propio ser. Perdona mis delirios de Muerte como yo perdono los tuyos de Vida. Perdona mi ignominia, mi traición, como yo jamás seré capaz de perdonarla.

Sea.

No hay comentarios: