16 de octubre de 2007

Nunca entendiste que los monstruos es mejor conocerlos antes de que se hagan grandes y acechen bajo la cama. Que las palabras despersonalizan, apuntan, matizan, desgranan, concretan, abstraen, descontextualizan y proyectan, pero que en absoluto necesito apuntalar con palabras los venenos, ni siquieras las catarsis, aunque sea un modo bastante eficaz de relativizarlas.

Yo nunca entendí que no vieras que ella, la de los escritos, es un ente aparte que baila conmigo en las noches de luna mediana.

No hay comentarios: