24 de junio de 2007

Los abismos siempre me cautivaron. Las líneas, las idas y las vueltas y los límites (in)existentes, las sombras y las luces y los miles de colores. El Surrealismo. Difuminar y pintar y definir y desdibujar y crear y destruir y los extremos.

Vivir, así, tiene sus riesgos. Soy consciente.
Caeré.

Pero volveré a levantarme.
(A pesar del fin del mundo)

22 de junio de 2007

[El verano del fin del mundo]

Hablamos del fin del mundo, sí, hablamos y me susurras sobre él. Tus palabras me abrazan como una nana, como una nana del despertar. Es el verano del fin del mundo, no hay más futuro que este presente, ambos lo sabemos, es el verano del fin del mundo y yo pienso vivirlo con todas sus consecuencias.

Porque cuando lleguen ya estaré muerta y tú solo serás una Sombra. Gris.
Porque las llamas acaban carbonizando los huesos, pero el hielo los comprime hasta hacerlos estallar.

Porque después del fin del mundo no habrá nada, pero Todo está ahora en nuestras manos.

20 de junio de 2007

[Pseudodiario:otro fragmento más]

La parte buena: ¡ya estoy de vacaciones!
La parte mala: en Septiembre tengo una cita con el profe de mis amores. A ver si a esta acudo de una vez.

Era evidente, incluso sin ser profetisa como Ana (que conoce el percal en carnes propias); era cuasi imposible que me diera tiempo a mirarme todo estando tan cansada como estoy. Y con estos ánimos. El sábado al final no hice nada; ni el domingo. Mi cerebro amenzaba con explosionar y llevarse mi (poca) cordura por delante. El lunes estudié diez horas (casi once, en realidad) y la mitad del temario. Pero hoy no tenía ánimos (ni fuerzas, sobre todo no me quedaban ya fuerzas) para repetir la proeza.

En fin, por lo menos tengo unos señores esquemas bastante buenos y la mitad de la materia comprendida. El que no se consuela es porque no quiere xD

Lo dicho. Vacaciones. Y satisfecha de los resultados, pese a mi maldición particular.

19 de junio de 2007

Para I.

Relax

Photo by Sin Identidad

Atardece

Photo by Sin Identidad

La calma llegará... y tú eres un superviviente nato de tormentas.
Ánimo. Te queremos.

Un abrazo muy muy fuerte.

16 de junio de 2007

[Pseudodiario: Yeaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!]

¡He roto la maldición!

He aprobado Bioquímica. (Y Ana :D:D:D:D, que lo suyo es para un Yeah con muuuuchas más aes y haches, ¡enhorabuena, niña!)

Y el examen de Fisiología me ha salido francamente bien, esta vez no he confundido las células de Schwann con las de Renshaw (ejem, ejem... estaba cansada, tuve un blanco, y la luz se hizo...en el sitio equivocado xD)

Claro que esta vez no tenía eso en el temario -que el fallo era muy gordo, sí, pero fue una ida de olla total y absoluta, el resto del examen estaba bien- y es mucho más interesante estudiar el sistema endocrino y digestivo que el maldito sistema nervioso... o vale, sólo menos abstracto, con menos nombres raros, con muchas menos vías, con una funcionalidad mucho menos difusa y más conocida.

Lo de estudiar el reproductor es más rollazo, aunque te enteras de curiosidades como que la causa de que los testículos suban o bajen según la temperatura corporal se debe a dos capas musculares de la bolsa escrotal: Dartos y Cremaster. O que es el feto el que decide nacer, por un chute de glucocorticoides que interactúan con los receptores de la placenta (entonces empieza toda la movidilla esa de las contracciones, oxitocina, niño que va al canal del parto,madre que apretuja manos y demás xD) Y el renal... el renal es rollo pero fácil, y además cortito, 15 hojas de 135, poco más del 10% del segundo parcial).

Sólo me queda un examen, también del año pasado y al que, como a Bioquímica y a Fisiología, no me he presentado todavía antes. Aunque si bien en el caso de estas dos monstruos de asignaturas fue por problemas médicos, FYTI fue porque ...digamos...tuve un pequeño altercadillo con el profesor y dejé de ir a clase. Por no convertirlo en Escritura Creativa y centrarme en las demás, basicamente. Este año parece que nos hemos reconciliado: el hombre, entre otros gestos de buena voluntad, se dignó a llegar puntual y acabar puntual, ¡oh!, después de tres horas explicándole que tenía clase después y no podía llegar 15 minutos tarde todos los días, entre otras mejores sustanciales en su forma de enfocar la clase que la hacían menos soporífera y una ligera mejora en su educación a la hora de dirigirse a las personas que le rodean. Supongo que este año, además, me la he tomado más en serio yo.

De todos modos, todavía no se si me presentaré ahora o en septiembre; estoy muy cansada, odio la asignatura, quiero quitármela ya pero no se si mi cerebro estará por la labor de memorizar todas esas siglas y cascadas celulares en estos 3 días y medio o se apagará a mitad del proceso. Bah, de todos modos voy a por ello, no pierdo nada a estas alturas de la película ya...

En fin, que un pseudodiario total, lo de hoy, pero ¡leches! que para eso es mi blog y puedo, si quiero, hasta ponerle un fondo rosa chicle y letras blancas. Claro que entonces tampoco se leía mucho peor que estas blancas sobre negro...mmm...nah.
(Aunque sinceramente, espero que mi creatividad vuelva algún día)

14 de junio de 2007

¿Anti?ciencia.

Somos bioquímica. Neurotransmisores, enzimas, hormonas. Simples moléculas de carbono, oxígeno, hidrógeno, nitrógeno, azufre... combinadas al azar para formar máquinas perfectas. Luego está eso que llaman alma que es la que, teóricamente, siente y, según ciertos dogmas, pervive. No se yo hasta que punto no deja de ser más de lo mismo, pero no entremos ahí.

En cualquier caso, cuanto más estudio-aprendo cositas sobre el cuerpo humano, más casual, imperfecta y des-humanizada me parece nuestra existencia. Y más milagrosa.

¿Acabará la ciencia conciliándome con algún tipo de creencia? ¿O terminaré cada vez más convencida de lo irrisorio de la existencia humana?

13 de junio de 2007

[Recuperando viejas(¿malas?) costumbres: pseudodiario.]

Curioso, el día. Me han intentado robar, dos veces.
La primera en el metro, esta mañana, una niña de unos quince años, con pinta de escolar trasnochada. He girado la mochila, simplemente; ella ha ido a buscar otra víctima, con la misma simplicidad.
La segunda mientras la esperaba, sentada en el banco. Un chico se ha sentado a mi lado, muy cerca, y parece haberse ofendido cuando me he levantado al cabo de cinco segundos, los que tardó él en comenzar a abrirme la mochila. Encima el chaval se ha ofendido. Venga, hombre, si me estás robando al menos no te cabrees si me doy cuenta...

Yo no se que se pensarán que tenía en la mochila. Porque lo más valioso que llevo en ella es un Bic que me encontré en la biblioteca...y mis apuntes, claro, mis maravillosos apuntes que sólo entiendo yo xD

A ver si acaban los exámenes y puedo dejar la mochila en casa, que yo si que parezco una escolar transnochada...

12 de junio de 2007

Arte urbano.

De Granada, además de la gente tan simpática, de mi ojiazulado amigo y de la belleza que destila la propia ciudad... me quedo con sus graffitis. Os dejo un par aquí, y si quereis podeis echar un ojo por aquí, que hay unos cuantos de Granada y de Madrid.

(Ana, este para ti xD, y seguimos sin identificar la moleculita!)


Esta última es de un espectáculo flamenco, nunca pensé que en directo pudiera ser tan impresionante, y eso que a mi no es que me vaya demasiado el tema.(Lo que tiene marcharse de improviso con un americano ojiazulado es que acabas en sitios así...)

En fin...que si quereis ver alguna fotillo más, aquí están. Con retraso de casi un mes, pero bueno xD

11 de junio de 2007

5/7

El desastre se percibe inminente pero aquí seguimos, bebiendo sueños con pajita y café en vena.

Estudiando el siempre fascinante mundo del metabolismo de la gonadotropina coriónica humana... ay.

Ay.

Pero sobreviviré, ultracortisolada y adrenalínica, pero...sobreviviré. Y no sólo a los exámenes.

10 de junio de 2007

[Instantánea: sentimentiras]

De repente me entra nostalgia. Un poco por todo, así, en general. Nostalgia del propio presente, cuando me doy cuenta de ello me echo a reir. Luego miro atrás, sí, miro atrás y sonrío. Todo ha cambiado tanto... y ahora estoy mucho mejor. Estamos, todos, mucho mejor. A pesar de esta sensación extraña, de este ritmo propio ajeno al del resto del mundo, estoy en paz. Una paz curiosa, eso sí, llena de sentimientos encontrados y de esos toques surrealistas que parecen cada vez más formar parte de mi mundo. Todo gira y rueda y fluye, y en medio de todo siento que quizá pueda ser posible eso de que los planos paralelos se encuentren en algún punto del infinito.

Aunque dentro de diez minutos quizá la nostalgia se convierta en melancolía o el infierno decida que hace mucho que no me paseo por allí...

(Oh, cuanto tiempo sin escribir postadolescentismos des-intertextuados.)

9 de junio de 2007

No hay camino.

Llueve. No tengo ganas de estudiar y suena plof plof plof, pero no es la lluvia. Hay mosquitos en la ventana y ayer soñé con huevos de cucaracha como un gran manjar. Cuando me desperté corrí al baño a vomitar, aunque no se si se debe al alcohol, al curry, a la Naúsea a secas.
Sí, definitivamente no tengo ganas de estudiar.

8 de junio de 2007

Seguimos en pie.



Y no sólo eso: caminamos. Corremos. Saltamos. A veces caemos. Y nos levantamos.



Estamos Vivos. Brindemos.

7 de junio de 2007

Bueno, pues esto era un día como cualquier otro día que de repente empezó a llenarse de malos entendidos, malos rollos, malas noticias, malos recuerdos, malas sorpresas, malos personajes, malos escritos.

Y en medio de todo, la sonrisa.
Para C.


Me mira. Los ojos abiertos, expectantes, buscando(se) en medio del maremagnum. Jugando a sentir de mil colores y volando, volando alto, muy alto, sin saberlo. Me pregunta y espera, no se qué espera, pero me mira, expectante. Me siento responsable, en cierta medida, trato de advertirle. Pero demasiado bien conozco esa mirada que una vez fue mía. Linda, qué linda está, qué ojos más bonitos tiene, siempre se lo he dicho. Qué mirada más limpia. Me mira y jugamos y vuelo un rato con ella de la mano.


Luego me deja en casa y me da un beso, volado, en la mejilla. Y luego me abraza, me abraza fuerte, se ríe, la abrazo yo también. Como una pluma, ligera. Vuela.

Luego los ojos se me inyectan por la dosis.


No le ofrezco, ella no me pide. Me mira, de frente. Y luego de reojo. El primer cristal resquebrajado, sí, lo se. Lo siento, pequeña, lo siento, traté de advertirte. Sólo soy un puto ídolo de pies de barro.